28/3/2009

PRINCIPALES COMPONENTES DE LA BIBLIOTECA DE AULA



Sus principales componentes son los siguientes:

Los libros

Los libros seleccionados para una biblioteca de aula deben ser físicamente atrayentes. Desde el punto de vista de sus contenidos deben ser variados. Su grado de dificultad debe ser diverso para brindar oportunidades a los buenos lectores, a los lectores típicos y a los lectores con problemas. Los libros deben cubrir una variedad de géneros y áreas temáticas.

Por ejemplo:

­ tradiciones orales,

­ selección de poemas y canciones,

­ cuentos y leyendas tradicionales,

­ relatos realistas,

­ cuentos de animales

­ cuentos fantásticos,

­ relatos relacionados con la protección del ambiente,

­ relatos relacionados con el cuidado de la salud,

­ relatos sobre derechos y deberes,

­ biografías,

­ novelas,

­ teatro escolar,

­ libros informativos y científicos sobre el mundo natural y social,

­ libros de arte.
Las revistas

Las revistas, que pueden conseguirse fácilmente en el medio, deben incorporarse a las bibliotecas de aula para satisfacer ciertas necesidades específicas de lectura de los alumnos y de las alumnas, tales como contar con:

­ lecturas breves para ocupar espacios de tiempo libre;

­ lecturas entretenidas y fáciles para obtener gratificación inmediata del acto de leer;

­ lecturas que proporcionen la información que se necesita para resolver determinadas situaciones de aprendizaje o de la vida diaria.
Los periódicos

Los periódicos constituyen un excelente medio informativo que familiariza al lector con distintos tipos de textos: noticias de actualidad, crónicas, opiniones, entrevistas, etc.

También satisfacen distintas necesidades informativas y recreativas a través de sus distintas secciones: noticias de actualidad nacional o internacional, vida social, deportes, avisos comerciales, tiras cómicas, puzzles.

Por último, los contenidos de los periódicos sirven de modelo de escritura periodística.

Libros de referencia

Los libros de referencia o de consulta tales como atlas, diccionarios, enciclopedias, anuarios, almanaques y otros son componentes necesarios para que los alumnos realicen investigaciones temáticas, respondan cuestionarios, hagan consultas, encuentren respuestas a sus propias preguntas e indagaciones.

Otros materiales impresos

Otros tipos de materiales que respondan a las necesidades de lectura de los alumnos y alumnas pueden incorporarse de manera ocasional o permanente a la biblioteca de aula; por ejemplo:

­ Folletos, guías turísticas, volantes, afiches, etc.

­ Recopilaciones de la cultura oral de los alumnos y alumnas hechos por el educador y debidamente puestos en su forma escrita: fórmulas de juego, adivinanzas, trabalenguas, canciones, poemas, rimas, chistes.

­ Recortes de revistas o de periódicos cuyos contenidos sean interesantes para los alumnos.

­ Textos producidos por los estudiantes en talleres de escritura creativa, o productos de proyectos individuales o grupales. La recopilación de tales textos puede dar origen a folletos tales como "Poemas del Grado...", "Leyendas" "Historias de familias", "Anecdotario del grado", informes de entrevistas, de investigaciones, crónicas, normas o reglamentos, archivos de la vida del grado, libretos creados por ellos.

Al integrar estos materiales es importante no alterar la índole de las bibliotecas de aula, cuyo fin primordial es proporcionar oportunidades de lecturas de carácter recreativo e informativo.